1TWEET

1TWEET: "Hoy nuestro blog Écija Historia cumple cuatro años" (04/03/16)

viernes, 27 de marzo de 2015

Don Yusuf de Écija

La judería donde habitaban los judíos de la ciudad de Écija no tuvo que ser muy extensa. En comparación con la judería más importante de Andalucía, la de Sevilla, en la que se estima que habitaban unas 200 familias y pagaban al Reino alrededor de 115.000 maravedíes durante el reinado de Sancho VI (¿? - 1194), la de Écija sólo cotizaba con 5.000 maravedíes. La vecina Córdoba contaba con una judería en la que se recaudaban aproximadamente 38.000 maravedíes. En esta judería nació Yusuf de Écija, un acaudalado judío cuyo ascendiente sobre sus correligionarios le ha permitido quedar en la historiografía hebrea como ejemplo de lealtad a su religión, su cultura y sus antepasados.

Sinagoga Santa María la Blanca - Toledo
Yusuf Halevy Ben Efraim, Don Yusuf, poseía numerosas propiedades tanto fuera como en el término de Écija, por ejemplo varias parcelas en la ribera del Genil. Su saneada economía le permitió sufragar la sinagoga de Sevilla y financiar la comunidad judía de su ciudad natal. Parece ser que fue en Écija donde Yusuf conoció al Infante Don Felipe. La amistad entre ambos le facilitó una carrera dentro de la administración del Reino de Castilla. Era habitual que los ricos judíos se encargaran del almojarife, es decir, de la recaudación de impuestos. En el caso de Yusuf de Écija, bajo la protección del Infante y con la confianza del monarca Alfonso XI, fue tesorero del Reino y mienbro del consejo privado del Rey. De hecho, en algunos textos se refieren a esta privilegiada situación refiriéndose a Yusuf como "segundo del reino, sólo después del Rey".


Entre 1325 y 1332, el poder del judío ecijano fue tal que Alfonso XI prácticamente lo dejó al frente de su Reino, privilegio que uso para actuar en defensa de otros judíos  interviniendo en el Tribunal de Justicia de Castilla. Aunque el reinado de Alfonso XI se puede considerar como tolerante con las comunidades judías, Don Yusuf no se libró de envidias y conspiraciones en su contra, que provocaron su caída en desgracia a partir de 1332. Con otro poderoso judío de Toledo, Samuel Ibn Wakar, se enfrentó por el derecho a acuñar moneda. También tuvo desencuentros con Doña Sancha, institutriz de la Infanta Doña Leonor, hermana del Rey. No obstante, los mayores problemas le llegaron del declarado antijudío Gonzalo Martínez de Oviedo, rico propietario y Gran Maestre de la Orden de Alcántara, que propuso reducir a todos los judíos a la esclavitud como solución a los problemas del Reino.

Tras perder su poder lo más probable es que Don Yusuf volviera a la tranquilidad (relativa) de su ciudad natal aunque en algunas recreaciones de su vida, en la que se unen realidad y ficción, hablan de que Don Yusuf terminó sus días en la cárcel.

13 comentarios: